Cultivo de interior

Como germinar semillas de marihuana en servilletas de papel

Vamos a explicar detalladamente la manera más fácil y segura de cómo germinar semillas de marihuana. Este método es practicado por los más expertos cultivadores por su sencillez y su tasa de germinación que ronda el 100%.

semilla

Paso 1

Humedecer la semilla step1

Aunque este paso no es obligatorio, resulta muy recomendable para acelerar la germinación. Sumergir la semilla en un vaso con agua mineral o de ósmosis, preferiblemente con pH 6,5 durante 12 – 24h a una temperatura entre 20-24ºC. Esto favorece que la cascara de la semilla se humedezca más rápidamente de lo que lo haría solamente en el papel que más tarde utilizaremos.

step1

Esta fase debe desarrollarse en oscuridad, ya que el exceso de luz puede inhibir la germinación. Un armario de la cocina o el salón puede reunir las condiciones para guardar el vaso.

“Este método es practicado por los más expertos cultivadores por su sencillez y su tasa de germinación que ronda el 100%.”

Paso 2

Preparar el propagador y humedecer el papel step2

Para este método puede emplearse papel de cocina grueso, servilletas, gasas, papel higiénico, pañuelos desechables etc. El papel no debe contener tintes ni aromas ya que puede resultar tóxico para la germinación. El algodón no es un buen medio ya que puede absorber demasiada agua y, a menudo, la raíz se enreda entre los hilos que lo forman y puede partirse al intentar retirarla.

Procedemos a humedecer el papel con agua de calidad ya sea mineral o de ósmosis con una temperatura entre 20 – 24ºC a un pH 6,5. El papel debe estar húmedo, pero nunca encharcado, no debe chorrear. Esto evita pudriciones por falta de oxígeno en la raíz. Un spray o la propia mano puede usarse para salpicar el papel, dejando que se humedezca. Lo ideal es que el papel se abombe dejando espacios de aire. Colocamos el papel húmedo en el propagador, invernadero o tupir.

El uso de platos no es aconsejable ya la junta permitirá entrar aire y podría desecar el papel. Puede usarse un plato tapado con film de cocina que asegure la humedad.

Paso 3

Poner la semilla entre servilletas en el propagador en un lugar oscuro step3

Sacar del agua la semilla con cuidado usando unas pinzas o la propia mano asegurando que esté bien limpia.

Se posan las semillas sobre el lecho de papel humedecido. Es aconsejable que las semillas queden repartidas por el centro del papel.

Humedece otra capa de papel y cubre completamente las semillas.

Terminado el “sándwich” de servilletas y semillas, solamente queda asegurarse de cerrar completamente el propagador o recipiente elegido para que no pierda la humedad y buscarle un buen lugar. En este paso es muy importante la oscuridad completa. Si el invernadero o recipiente elegido es trasparente, es importante cubrirlo o guardarlo en un armario, donde la temperatura se mantenga entre 22 – 24ºC preferiblemente.

step3

Durante la primavera-verano, cualquier armario tendrá una temperatura adecuada. Durante el invierno puede ser necesario buscar el sitio más cálido de la casa, como el salón o un armario sobre el frigorífico, ya que el motor desprende calor constante. Cuidado con usar fuentes de calor -como los módems- para el germinado, hoy en día estos aparatos son muy potentes y el calor excesivo podría desecar los papeles, o cocinar literalmente las semillas.

Una vez al día puede abrirse el invernadero para renovar el aire y comprobar el estado de germinación, asegurándose siempre de volver a cerrar bien y dejar a oscuras el recipiente.

“Es importante mantener la oscuridad y la temperatura entre 20 – 24ºC.”

Paso 4

Revisar la germinación

Dependiendo de la frescura de la semilla y de las condiciones de germinación, la semilla tardará entre 1 y 7 días en empezar a germinar una pequeña raíz de color blanco.

step4

Cuando esta raíz alcance un tamaño entre 2 y 5 cm, la semilla ya estará lista para plantarla en la maceta bajo tierra. Si por voluntad o por despiste, esperamos un poco más, la semilla alargará la raíz y desprenderá la cáscara en el mismo papel, dejando su primer par de hojas –cotiledones- al aire.

Una germinación rápida suele ser síntoma de vigor y frescura en una semilla, pero no es un indicativo determinante: una semilla puede tardar una semana en germinar y convertirse en una planta igual de vigorosa que la que germinó en dos.

Paso 5

Trasplantar la semilla

Preparar y regar previamente la maceta previamente con sustrato para que éste quede asentado y sea sencillo practicar un agujero con un boli del tamaño más o menos de la semilla con su raíz, para introducirla en él con raíz hacia abajo. Regamos primero para asentar el sustrato. Si pusiésemos la semilla primero y después regamos, podríamos introducirlas más profundamente de lo que deberíamos o que se fuese flotando hacia un lado.

step5

Cogemos con cuidado, pero sin miedo la semilla de la “cabeza” o primeras hojas evitando en lo posible tocar directamente la raíz.

Si no ha terminado de abrir la cáscara debe quedar enterrada a medio centímetro de la superficie. En el caso de que los cotiledones (primeras dos hojas) se hayan desprendido de la cáscara en el mismo papel, se plantará con éstos a unos 3 cm sobre la superficie de la tierra.

“Siguiendo estos sencillos pasos es seguro que la planta tirará adelante. “

Así tendremos la plantita preparada para ponerla directamente en la luz. Si la ponemos en exterior, la dejaremos solo un día en un sitio muy luminoso, pero sin sol directo y al día siguiente ya estará preparada para soportar toda la intensidad que el sol nos da.

Si va a interior con iluminación artificial, simplemente separaremos la lámpara durante el primer día un poco y bajaremos la iluminación al día siguiente a su distancia correcta en función de la potencia utilizada.

Comentarios
Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *