Semillas Feminizadas de Marihuana

Sexo

CBD Medicinal

Precio

0,00 € - 315,00 €

Semillas Feminizadas

Feminizadas, No auto-floreciente o “de temporada”

Las variedades no auto-florecientes son plantas foto-dependientes cuyo ciclo vegetativo o de floración está condicionado por las horas de luz/oscuridad que reciban. Es por esto que también las llamamos “de temporada” ya que florecen cuando las condiciones climáticas son favorables. Esto se da a final de verano y principio de otoño cuando las horas de luz disminuyen y las plantas florecen antes de que llegue el invierno. Se pueden distinguir entre variedades índicas o sativas de las cuales se obtienen infinidad de híbridos. Las variedades índicas son aún más foto-dependientes que las sativas (reaccionan antes a los recortes de horas de luz) pero por lo general, ambas crecerán con más o menos 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad en interior y primavera-verano en exterior, y ambas entrarán en floración cuando el fotoperiodo sea de 12 horas de luz y 12 de oscuridad finales de verano y principio de otoño en exterior. Las semillas feminizadas dan como resultado plantas hembras en un porcentaje del 99%. Al ser la hembra la planta deseada para el consumo, las feminizadas son una buena opción si no podemos poner muchas plantas. Se obtienen mediante el cruce natural –reproducción sexual- de una planta hembra, con otra planta también hembra pero sometida a un tratamiento químico (normalmente Tiosulfato de plata) el cual provoca que ésta produzca flores y polen masculinos pese a seguir siendo genéticamente hembra. Del cruce de genes de hembra x hembra salen semillas que serán hembras en un proporción de 99 por cada 100. Por puntualizar la gran mayoría de las variedades auto-florecientes también son feminizadas, pero el mercado ha hecho que llamemos auto-florecientes a las no- fotodependientes, y feminizadas a las fotodependientes.

La conquista de las feminizadas supuso una gran ventaja para todos los cultivadores no interesados en la crianza, ya que permiten olvidarse del sexado de las regulares que obliga a comenzar con el doble de semillas que plantas queramos cultivar para después quitar a los machos que se declararán en las primeras semanas de floración. Las polinizaciones no deseadas por un macho no detectado a tiempo podría ser un problema para los cultivadores noveles, aunque es verdaderamente difícil no distinguir a un macho puro entre varias hembras. Por el contrario, sí que es muy fácil que no se detecte a tiempo un individuo hermafrodita (una hembra que también produce, en mayor o menor medida, flores macho entre las flores hembras, capaces de polinizar unas pocas flores de un cogollo, o todo un cultivo). Uno de los inconvenientes de cultivar con feminizadas es que éstas son mucho más sensibles al stress por contaminación lumínica o de otro tipo, pudiendo hermafroditar más fácilmente que una hembra pura procedente de semillas regulares. IMPORTANTE: Vigila las fugas de luz en los periodos de oscuridad durante la floración, un simple piloto de led (el que ilumina el interruptor de una regleta de enchufes, o los indicadores luminosos de un aparato de aire acondicionado) puede provocar la aparición de “platanitos” (parte de una flor macho) o incluso de flores machos enteras, en las hembras que están floreciendo en el indoor.