Packs de cultivo interior sin armario

Toda la información que necesitas para elegir mejor

Packs de Cultivo sin Armario

Si dispones de una zona dedicada al cultivo y no necesitas armario, te ofrecemos los packs completos sin incluir el armario de cultivo. Escoge la potencia que necesitas para tu zona de cultivo y disfruta de la facilidad que aporta el pack completo, incluyendo todo lo necesario para empezar a cultivar con las máximas garantías. Utiliza la siguiente tabla como guía para seleccionar la potencia de tu pack. Puedes arrastrar con el dedo o el ratón si no puedes visualizarla entera:

Potencia W Superficie iluminada correctamente Extracción Numero de macetas Tamaño de maceta
100 w 50 x 50 cm 80 - 150 m3/h 4 a 6 3 - 5 L
150 w 60 x 60 cm 80 - 150 m3/h 4 a 6 3 - 5 L
250 w 80 x 80 cm 150 - 200 m3/h 6 a 8 3 - 5 L
400 w 100 x 100 cm 200 - 250 m3/h

9 a 12 semillas

12 a 20 esquejes

5 - 7 L semillas

3 - 7 L esquejes

600 w 120 x 120 cm 220 - 350 m3/h

12 - 16 semillas

16 a 25 esquejes

7 - 11 L semillas

5 - 7 L esquejes

*Valores orientativos recomendados

¿Cómo escojo la potencia que necesito?

Como principio esencial, utilizaremos la relación de producción de gramo/vatio: 1 gramo de producción por cada vatio (1W) utilizado. Siempre tendremos en cuenta que 1gr/1W es un límite, un máximo que es difícil de alcanzar si no cuentas con la experiencia suficiente, unas plantas productivas y unas condiciones perfectas de cultivo. Así, con una bombilla de 250W alcanzaríamos en nuestros mejores cultivos unos 240-250gr de producción. Recuerda que no siempre será de esta forma, ni todas las plantas son tan productivas, con lo que rendimientos más bajos no significan un fracaso en la cosecha.

La potencia de la luz empleada va a ser determinante en la cosecha final y en el espacio necesario para aprovechar dicha luz. Debes decidir cuanto quieres cosechar cada vez que cultives teniendo en cuenta tu consumo. Un cultivo entero, hasta el momento de probar la marihuana recolectada una vez seca, dura un mínimo de 3 meses y medio, contando con un secado rápido. Tendrás que calcular si la cantidad recolectada es suficiente para ese tiempo, o más si no pretendes reiniciar el cultivo una vez terminado.

Por ejemplo, si quieres cultivar todo el año y tu consumo es de unos 20 gramos al mes, deberías producir en cada cosecha un mínimo de 80 gramos para tener suficiente hasta que el siguiente cultivo termine. Con una lámpara de 100W o 150W sería suficiente para ello.

Si por contra, con un consumo igual de 20 gramos al mes, quieres cultivar una sola vez y cosechar suficiente hierba para todo el año, deberás cosechar un mínimo de 240 gramos para tener reservas suficientes para todo el año. En este caso, la lámpara elegida sería de 400W para garantizar una cosecha suficiente, ya que con la de 250W deberíamos tener un cultivo perfecto cada vez para obtener la cantidad deseada.

Si dispones de un espacio determinado para cultivar, podrás elegir una potencia en función del espacio siempre que esa potencia te de suficiente cosecha.

Los distintos kits de cultivo interior y usos recomendados

A continuación detallamos algunas de las opciones disponibles para que te resulte más fácil decidir:

Kit de cultivo interior de 100W

El kit más compacto de la línea es un kit con 100W de potencia, incluyendo todo lo necesario para cultivar con las máximas garantías. Sirve para cultivar en un pequeño espacio de 50x50cm y recomendamos entre 4 y 6 plantas en macetas de 5,5L. Con una producción máxima de unos 100 gramos, es el equipo más reducido y que menos ruido y consumo generará. También se utilizan para el cuidado y crianza de madres y esquejes.

Kit de cultivo interior de 150W

Para espacios ligeramente mayores, de 60x60 centímetros encontramos el Kit de cultivo de 150W con el que podrás cultivar con un poco más de potencia y unos resultados de muy buena calidad. En el kit encontrarás todo lo necesario para cultivar tus plantas de marihuana y autoabastecerte con total garantía. Su baja potencia los hace adecuados para el cuidado de plantas madre y la producción de esquejes.

Kit de cultivo interior de 250W

Los Kits de 250W de cultivo de marihuana son ideales para iluminar un espacio de 80x80cm. Con una potencia superior, podrás albergar hasta 9 plantas en macetas de 5,5 litros y cosechar un máximo de 250 gramos por cultivo. Recuerda que no siempre se consiguen y no todas las plantas son superproductivas. Recomendamos esta potencia para cultivadores que quieran plantar de forma discontinua y su consumo no sea demasiado alto, o para cultivadores que tengan un consumo alto y cultiven de forma continua.

Kit de cultivo interior de 400W

Los Kits de 400W que son capaces de iluminar una zona de cultivo de 1x1 metros son los recomendados para llegar a una calidad muy alta en el producto final y para cosechar buenas cantidades de marihuana cada vez que termine un cultivo. Recomendamos estas potencias para cultivar unas 12 plantas y podremos utilizar macetas de 7 litros y tener plantas un poco más grandes, ya que la penetración de la luz es superior en bombillas de esta potencia.

Kit de cultivo interior de 600W

Los Kits de 600W de cultivo de cannabis en interior son el standard en el mundo del cultivo. Una sola cosecha puede rondar entre 400 y 600 gramos, siendo suficiente para grandes fumadores o para cultivar una sola vez al año y tener suficiente para toda la temporada. El espacio que puede iluminar es de 1,2x1,2 metros, en el que podremos cultivar entre 16 y 25 plantas, utilizando usualmente macetas de 7 litros y de 11 litros para obtener plantas un poco más grandes.

Kits de cultivo interior de más de 600W

Si vas a dedicar una sala exclusivamente al cultivo y necesitas Kits de mayor tamaño, disponemos de ofertas de 2x600W, 3x600W y 4x600W con las que tendrás todo lo necesario para preparar esta sala con la iluminación necesaria. Con estos setups el nivel de producción se multiplica, obteniendo en cada cosecha una gran cantidad de marihuana. Si eres un auténtico fumeta y tu consumo es muy alto, es posible que prefieras realizar un gran cultivo y tener reservas para lo que pueda suceder en el futuro.