Complementos mejoradores

Toda la información que necesitas para elegir mejor
Complementos mejoradores

Complementos y mejoradores del suelo

Aquí encontrarás fertilizantes naturales como el humus de lombriz, guanos de murciélago y marino, lava volcánica y cenizas de palmera. Todos los complementos necesarios para elaborar o mejorar tus propias mezclas.

Humus de lombriz

El humus de lombriz procede de los desechos de las lombrices y es un fertilizante natural para la fase de crecimiento de la más alta calidad, proporcionando gran riqueza al suelo sin ningún tipo de olores ni insectos. Casi todas las mezclas comerciales preparadas para cultivo de plantas llevan humus de lombriz en mayor o menor medida. Aquí encontrará humus de lombriz 100% ecológico de la mejor calidad y desde pequeñas cantidades para preparar tus mezclas o hacer enmiendas orgánicas.

El humus se incorpora a las mezclas orgánicas de sustratos en una proporción de entre 10% para hacer una mezcla ligera tipo light mix y hasta un 20% para conseguir mezclas completas tipo All Mix.

El humus aporta a las plantas un crecimiento verde y vigoroso durante unas cuantas semanas dependiendo del tamaño de maceta y concentración del humus.

Es importante incorporar el humus bien mezclado con la base de turba y/o coco ya que, una vez plantadas las plantas, se podría poner en pequeñas cantidades por encima del sustrato a modo de enmienda, pero en ningún caso se podría poner ese 20% sin mezclar ya que haría una capa de barro que podría ahogar las raíces.

Otra manera de aplicar enmiendas de humus es hacer té de humus.

Guano de murciélago

El guano es un fertilizante natural que se obtiene de los excrementos de murciélagos, pingüinos o de aves marinas. Pueden ser un gran complemento a la hora de preparar mezclas, sobre todo para la floración ya que suelen tener altos niveles de fóforo y/o potasio, algo poco abundante en los abonos naturales.

Los guanos suelen tener riquezas muy desequilibradas (grandes cantidades de fósforo sin apenas nitrógeno, o potasio con poco fósforo y los de aves suelen tener alto nitrógeno y bajo fósforo) por lo que el cultivador debe ser consciente de las riquezas del guano que está usando para intentar equilibrar los nutrientes en la mezcla.

Al contrario que en el humus, la dosis de mezcla de los guanos para hacer mezclas suele andar entre el 0´5 y el 2%. Aunque sea un fertilizante natural es muy fácil causar bloqueos por un exceso de guano.

También puede ser usado como enmienda o fertilizante haciendo té de guano.

Complementos y aditivos para mejorar mezclas

Aquí encontrarás complementos para mejorar tus mezclas. Minerales, algas, cenizas y muchos otros complementos para conseguir tu mezcla perfecta.

Dolomita que aporta calcio y magnesio de lenta liberación en los suelos.

Top Vulcan de Top Crop es polvo de roca volcánica que aportará minerales a tus mezclas, haciendo plantas más resistentes al stress.

Black Pearl de Grotek es un mejorador del suelo rico en carbón que aportará nitrógeno de lenta liberación entre otros beneficios.

Guanokalong también ofrece una amplia gama de mejorantes del suelo como cenizas de palmera, polvo de semillas de algodón, harina de pescado etc.

Turba

Esta es la base más utilizada para las mezclas de sustrato destinadas al cultivo orgánico en tierra, y procede de la descomposición lenta de materia vegetal – tan lenta que las turberas necesitan varios siglos para generar una capa de apenas unos centímetros motivo por el cual no resulta nada ecológico su explotación-.

En las mezclas se suelen emplear tanto las turbas rubias (menos descompuestas, estructura aireada y esponjosa con gran capacidad retentora de agua) como las turbas negras (más descompuestas y mineralizadas con peor aireación) en distintas proporciones según la calidad del sustrato. Ambas resultan muy ácidas (pH cercano a 4.0), detalle muy a tener en cuenta a la hora de realizar una mezcla propia, ya que será necesario añadir dolomita o cenizas para neutralizar dicha acidez.

Perlita

Material muy poroso y de baja densidad, se consigue al calentar hasta 1200º cierto tipo de rocas silíceas volcánicas. Aunque es un material inerte y hay quien usa perlita como sustrato hidropónico puro, el uso más extendido de ésta es para aligerar, mejorar la aireación y la absorción de humedad en mezclas orgánicas a base de turbas que tienden a compactarse y deshidratarse con mayor facilidad. La cantidad adecuada para este tipo de mezclas seria entre 10 y 20 por ciento.

Vermiculita

Material poroso liviano y con gran capacidad de absorción de humedad. También se obtiene a partir de un mineral, mica, que se somete a altas temperaturas.

Su estructura aireada y ligereza lo convierte en un buen complemento para los sustratos –sobre todo en las mezclas destinadas a semilleros- con la ventaja de aportar aireación sin modificar el pH de las mezclas.

Coco

Este sustrato procede de la cáscara blanda de los cocos –por lo que es mucho más renovable que la turba resultando más ecológica su explotación si dejamos de lado el hecho de que es necesario importarlo- y cuenta con el inconveniente de proceder de zonas tropicales donde las fibras son lavadas con agua marina (con la consiguiente presencia de sal, muy tóxica para las plantas) con lo que debe ser lavado de nuevo con agua no salina para asegurar la salud de las plantas, trabajo que es realizado normalmente antes de su envasado.

Sus extraordinarias cualidades de aireación y retención de la humedad resultan ideales para mejorar la estructura de una mezcla orgánica a base de turba. (entre el 30 y 50 por cien de la mezcla) Su contenido en nutrientes es casi nulo por lo cual es utilizado también como sustrato hidropónico puro el cual es regado siempre con una solución de nutrientes –que debería aplicarse hasta saturar y obtener un 20% de solución perdida- Existe una amplia gama de fertilizantes específicos para coco y lo adecuado sería empezar a mezclar los nutrientes partiendo de un agua blanda o de osmosis.