Sustratos, germinar y esquejes

Sustratos para cultivo de marihuana germinación y esquejes

El tipo de sustrato es una de las primeras elecciones que debe hacer un cultivador. Tanto si necesitas germinar semillas -o enraizar esquejes- como si buscas la mezcla de sustrato ideal para tu cultivo, aquí encontrarás desde sustratos ecológicos para cultivo en tierra hasta fibras de coco, lana de roca, arlita o cualquier otro tipo de sustrato para cultivo hidropónico. Como siempre, encontrarás amplias descripciones y consejos en cada artículo para que elijas la mejor opción.

¿Qué son los sustratos?

Sustrato es el nombre que reciben los materiales que sirven de medio para el desarrollo de las raíces de las plantas.

En los cultivos orgánicos el sustrato lleva incorporado en mayor o menor medida los alimentos, pero las plantas de marihuana también pueden vivir en sustratos inertes como la lana de roca o la arcilla expandida (incluso pueden vivir sin sustrato como demuestran los cultivos aeropónicos), donde los sustratos son solo el soporte de las raíces y el alimento lo reciben a través de soluciones de nutrientes. Este tipo de cultivo se conoce como hidroponía.

Sustratos orgánicos para cultivo en tierra

En la naturaleza las plantas crecen en la tierra, por eso este es el nombre común que reciben los sustratos naturales en los que es habitual cultivar las plantas en maceta. En realidad, lo que se llama vulgarmente tierra son sustratos preparados a base de mezclas de materias naturales como la turba o fibra de coco con nutrientes orgánicos o minerales para proporcionar sujeción a la planta, favorecer el desarrollo de las raíces y proporcionar alimentos.

Las plantas de marihuana pueden vivir en perfectas condiciones en casi cualquier tipo de sustrato que le proporcione agarre a sus raíces, manteniendo bien la humedad a la vez que permanece aireado, ya que le encanta el agua pero sus raíces se ahogan con facilidad si les falta oxígeno, por lo que necesitan que el sustrato (o el agua en el caso de la hidroponía) permanezcan muy aireados.

Lo que ocurre es que cuando los sustratos no contienen alimento, el cultivador debe tener control sobre los nutrientes que añade al agua y eso exige algunos conocimientos previos, por eso los más sencillo es el cultivo “en tierra” con mezclas preparadas.

Los fabricantes ofrecen sustratos preparados con más o menos cantidad de nutrientes que aseguran el desarrollo sano de las plantas durante las primeras semanas de vida sin necesidad de aportar los nutrientes en líquido desde el principio.