CO2 emisión y control

Marca

Emisión y control de CO2

¿Por qué es importante el CO2 en el cultivo en interior?

El CO2 –dióxido de carbono- es igual de importante para las plantas como el oxígeno para las personas. Necesitan de este gas para alimentarse y crecer –lo asimilan en su mayor parte del aire, aunque también del agua a través de las raíces- por ello se renuevan con aire fresco las salas de cultivo.

Las plantas crecen bien con el nivel de CO2 del ambiente que se encuentra entre 400ppm y 600ppm (partes por millón), pero con niveles de 1000-1200ppm el metabolismo de las plantas se acelera, creciendo y floreciendo mejor y más rápido. También las hace más resistentes a las altas temperaturas, por lo que muchos cultivadores lo usan para cultivos en verano.

Con el CO2 hay que tener mucho cuidado porque el cultivador inexperto puede perder el control de sus plantas.

¿Cómo puedo aumentar el nivel CO2 en mi cultivo?

Existen muchas formas de aumentar el nivel de CO2 incluso para pequeños armarios, como los cubos CO2 Boost, o pañales como los CO2 Pads (el método más barato de emisor de CO2) Ambos se basan en levaduras y bacterias que, con humedad y azúcares, aumentan su actividad biológica desprendiendo CO2 al ambiente. Se pueden usar con seguridad sin necesidad de medidores, ya que estos sistemas nunca podrían elevar tanto el nivel de CO2 para resultar peligroso para las plantas.

Las pastillas de CO2 son comprimidos efervescentes de gas carbónico que permiten disolverse en agua para fertilizar con CO2 a través de las raíces. Es la forma más cómoda de añadir el CO2 aunque resulta más eficaz la absorción aérea.

CO2 comprimido en botella es el método más profesional de emisión al ambiente. Las botellas de CO2 (entre 7 y 15 kg de carga) son de metal grueso para aguantar la presión con seguridad, esto las convierte en tremendamente pesadas –además de caras- y su distribución está bastante limitada a canales profesionales. Deben ir conectadas a una electro-válvula, manómetro etc. Además, es conveniente una pequeña instalación de tubería ya que el CO2 es un gas más pesado que el aire, por lo que al emitirse al ambiente tenderá a caer y es importante hacer las emisiones por encima de las plantas y, a ser posible, repartido por toda la sala.

La forma más sencilla de este método te la ofrece un kit de CO2 con bombona desechable de 1KG que te incluye todo lo necesario para emitir gas comprimido sin complicarte la vida.

IMPORTANTE: Las plantas consumen el CO2 cuando tiene luz y están activas; durante las horas de oscuridad respiran oxígeno igual que nosotros. Los niveles de CO2 altos durante las horas de oscuridad podrían resultar muy dañinos. Enchufa tu emisor de CO2 en el circuito eléctrico de las luces para asegurar que cuando se apaguen la iluminación –aunque sea fuera de su horario habitual- también lo haga el emisor.

Los controladores de CO2 van conectados a botellas de dióxido de carbono comprimido e incluyen manómetro de presión y electro-válvula para hacer las adiciones de CO2 al ambiente.

Los modelos más profesionales cuentan con sondas y medidores incorporados, e incluso con sensores para detectar si es de día o de noche, por lo que va emitiendo para mantener el nivel de CO2 programado en función de las lecturas que va realizando. Los controladores más básicos no cuentan con medición, por lo que es necesario programarlos para los metros cúbicos que tenga la sala, y el aparato emite según sus propios cálculos.

Los generadores de CO2 son aparatos voluminosos –parecidos a una estufa de gas- que generan CO2 mediante combustión. El combustible que usan es gas propano, lo cual es una ventaja ya que este tipo de gas se reparte sin problemas igual que las botellas de butano, incluso hay modelos que se pueden conectar al gas natural.

Estos sistemas son adecuados para invernaderos grandes donde no las temperaturas altas no sean un problema, ya que la desventaja de estos generadores es que la combustión de gas genera calor, algo que suele ser un problema en la mayoría de cultivos de interior.

Los medidores de CO2 te permitirán hacer mediciones del nivel de CO2 de forma continua para que los valores siempre se mantengan en niveles de seguridad. Son el complemento perfecto para los controladores o sistema de emisión que no incorporan sondas de medición, ya que niveles muy altos de CO2 –por encima de 3000 ppm- podrían resultar tóxicos para tus plantas. Para las personas puede afectar a la respiración y otros síntomas a partir de las 20.000ppm, niveles tremendamente altos y muy difíciles que se den en una sala donde existe renovación de aire.