Semillas

+ Información

- Información

Autoflorecientes

Las variedades auto-florecientes se caracterizan por tener un ciclo de vida rápido: entre dos y cuatro meses desde la siembra a la cosecha. No son foto-dependientes (característica que desarrollaron como adaptación a un clima con veranos muy cortos) crecen entre 2 y 5 semanas antes de entrar en periodo de floración, el cual durará otras cuatro a ocho semanas, independientemente de las horas de luz/oscuridad que reciba en ese momento. Su estatura puede ir desde los 40cm a 1,5m. Son una opción muy adecuada para aquellos cultivadores que tengan problemas con la contaminación lumínica (falta de absoluta oscuridad por farolas etc), también para todos aquellos que quieran una cosecha temprana de exterior a principios de verano (lo cual se consigue tranquilamente sembrando una auto en primavera), o simplemente para quien quiera asegurarse una cosecha en un plazo de tres o cuatro meses desde el momento de la siembra. Las auto-florecientes de primera y segunda generación eran de porte pequeño y tenían un ciclo verdaderamente corto: no más de 60 días desde siembra a cosecha, por lo cual era factible cultivarlas en interior bajo focos, ya que su escasa producción en general se compensaba con una exposición a la luz de 18h o incluso de 20h, lo cual incrementa en mucho el resultado medio por individuo y a la vez permite ahorrar un mes respecto al cultivo con semillas feminizadas, que por lo general ronda los tres meses de media. Eso sí, a costa de gastar mucha más luz que con las semillas feminizadas –que florecen con 12h de exposición a la luz- y también a costa de la calidad de las flores y la potencia de la resina, que entonces estaba lejos de las hiper-seleccionadas variedades feminizadas.

Las auto-florecientes de tercera y cuarta generación han mejorado muchísimo la calidad –a fuerza de cruzarlas con feminizadas no auto- y cantidad de flores en sus cogollos, así como la potencia de su resina (aunque siguen sin poder compararse a su versiones no auto), pero en este proceso de selección y mejora, no solo la calidad es cada vez más parecida, también sus tamaños y tiempos totales de vida, que ha pasado a ser de tres o incluso de cuatro meses desde siembra a cosecha. Esto es una gran ventaja para los que cultivan en exterior porque pueden tener plantas cada vez más parecidas a las de temporada, pero sin problemas por contaminaciones lumínicas o por cultivo fuera de temporada. Pero para cultivo de interior dejan de ser aconsejables puesto que crecen más de un mes sin posibilidad de inducir la floración antes mediante el cambio de foto-periodo, con lo cual pueden hacerse excesivamente grandes y la ventaja de acortar el proceso total respecto a las normales desaparece, ya que en estos casos el tiempo puede alargarse hasta los cuatro meses en total. Contando con que la calidad de las no auto siempre va a ser mejor, nuestro consejo es no utilizar autos de 3ª y 4ª generación para cultivo interior.

Feminizadas

Feminizadas, No auto-floreciente o “de temporada” Las variedades no auto-florecientes son plantas foto-dependientes cuyo ciclo vegetativo o de floración está condicionado por las horas de luz/oscuridad que reciban. Es por esto que también las llamamos “de temporada” ya que florecen cuando las condiciones climáticas son favorables. Esto se da a final de verano y principio de otoño cuando las horas de luz disminuyen y las plantas florecen antes de que llegue el invierno. Se pueden distinguir entre variedades índicas o sativas de las cuales se obtienen infinidad de híbridos. Las variedades índicas son aún más foto-dependientes que las sativas (reaccionan antes a los recortes de horas de luz) pero por lo general, ambas crecerán con más o menos 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad en interior y primavera-verano en exterior, y ambas entrarán en floración cuando el fotoperiodo sea de 12 horas de luz y 12 de oscuridad finales de verano y principio de otoño en exterior. Las semillas feminizadas dan como resultado plantas hembras en un porcentaje del 99%. Al ser la hembra la planta deseada para el consumo, las feminizadas son una buena opción si no podemos poner muchas plantas. Se obtienen mediante el cruce natural –reproducción sexual- de una planta hembra, con otra planta también hembra pero sometida a un tratamiento químico (normalmente Tiosulfato de plata) el cual provoca que ésta produzca flores y polen masculinos pese a seguir siendo genéticamente hembra. Del cruce de genes de hembra x hembra salen semillas que serán hembras en un proporción de 99 por cada 100. Por puntualizar la gran mayoría de las variedades auto-florecientes también son feminizadas, pero el mercado ha hecho que llamemos auto-florecientes a las no- fotodependientes, y feminizadas a las fotodependientes.

La conquista de las feminizadas supuso una gran ventaja para todos los cultivadores no interesados en la crianza, ya que permiten olvidarse del sexado de las regulares que obliga a comenzar con el doble de semillas que plantas queramos cultivar para después quitar a los machos que se declararán en las primeras semanas de floración. Las polinizaciones no deseadas por un macho no detectado a tiempo podría ser un problema para los cultivadores noveles, aunque es verdaderamente difícil no distinguir a un macho puro entre varias hembras. Por el contrario, sí que es muy fácil que no se detecte a tiempo un individuo hermafrodita (una hembra que también produce, en mayor o menor medida, flores macho entre las flores hembras, capaces de polinizar unas pocas flores de un cogollo, o todo un cultivo). Uno de los inconvenientes de cultivar con feminizadas es que éstas son mucho más sensibles al stress por contaminación lumínica o de otro tipo, pudiendo hermafroditar más fácilmente que una hembra pura procedente de semillas regulares. IMPORTANTE: Vigila las fugas de luz en los periodos de oscuridad durante la floración, un simple piloto de led (el que ilumina el interruptor de una regleta de enchufes, o los indicadores luminosos de un aparato de aire acondicionado) puede provocar la aparición de “platanitos” (parte de una flor macho) o incluso de flores machos enteras, en las hembras que están floreciendo en el indoor.

Regulares

Semillas regulares para los incondicionales de la crianza genética. Las semillas regulares son las que dan lugar a plantas machos y plantas hembra Las semillas que proceden del cruce natural de una planta macho con una planta hembra serán machos o hembras. La proporción –aunque parte de un 50% -50%- no está fijada desde el nacimiento y puede variar en función de los factores que condicionen a las plántulas durante su primer mes de vida. A mejores condiciones: suelos ricos en nitrógeno, temperaturas frescas, buena ventilación, poca densidad de plantación, oscuridad absoluta durante la noche etc. mayor será el porcentaje de hembras. Por el contrario, con malas condiciones: suelos pobres en nitrógeno o altos de fósforo, temperaturas elevadas, gran densidad de plantación, contaminación lumínica etc. mayor cantidad de machos tendremos.

Las semillas regulares son las más adecuadas para aquellos que desean desarrollar labores de crianza y mejora mediante cruces, ya que entre estas variedades se encuentra una mayor piscina genética desde la que empezar a fijar caracteres con criterios de selección que pueden ser distintos a los que tienen los individuos que fueron elegidos en su momento para desarrollar las versiones feminizadas (que muchas veces se seleccionan por cómo responden al tratamiento de feminización, más que por determinadas cualidades deseables del ejemplar). También pueden originar plantas hermafroditas si la semilla en cuestión, en lugar de ser engendrada por un macho y una hembra, es fruto de la auto-polinización de una planta hermafrodita que tuviese flores machos y hembras en una misma rama o cogollo, un rasgo muy común en las sativas puras que aún no han sido trabajadas para eliminar esta cualidad indeseable.

Granel

Las semillas a granel son compradas directamente a los criadores en grandes cantidades, sin marketing, publicidad ni packaging especiales, lo que permite ofrecerlas a precios económicos sin perder ni un ápice de calidad. Están disponibles tanto feminizadas de temporada como autoflorecientes .

Colecciones

Distintas variedades en un mismo paquete, ideal para quien gusta de tener variedad en el cultivo, o para conocer mejor la genética de un determinado banco sin necesidad de comprar varios paquetes.

Bancos

Los bancos de semillas son quienes ponen a nuestra disposición variedades de todo el mundo y nuevos híbridos. Si sabes exactamente qué banco de semillas te interesa, aquí tienes los catálogos completos.

Ver: 48 / 96 / All

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies