Riego, pH, ec, ósmosis

+ Información

- Información

Componentes, kits de riego, bandejas, sistemas de auto-riego, programadores, medidores... Aquí lo encontrarás todo.

En la instalación de un riego automatizado siempre se repetirá el mismo esquema: Depósito, bomba, tubería, uniones y goteros. Aunque no sea imprescindible, una pequeña bomba de aire y aireadores para oxigenar la solución del depósito se hacen más que aconsejables para completar la instalación. Los programadores de riego son electro-bombas que se conectan directamente al grifo y abren y cierran el paso del agua a las horas programadas. Pueden ser muy cómodos para exterior y grandes extensiones. Ahorran la necesidad de depósitos y bombas ya que usan la presión de la red de suministro, pero cuentan con el gran inconveniente de no poder controlar la calidad del agua ni añadir nutrientes a la solución, por lo que en general, no se adapta a las necesidades de un interior y en absoluto a las de un hidropónico.

Kits y sistemas de riego por goteo

En la instalación de un riego automatizado ya sea para un sistema de gota a gota en tierra, lana de roca o coco –en estos sustratos se retiene mucho el agua y la solución de riego no recircula, si no que se pierde en el drenaje, por lo que no es conveniente un gran caudal en el riego- O en un sistema recirculante hidropónico con aspersores de gran caudal o aeropónico con nebulizadores de gran presión, siempre se repetirá el mismo esquema: Depósito, bomba, tubería, uniones y goteros. Aunque no sea imprescindible, una pequeña bomba de aire y aireadores para oxigenar la solución del depósito se hacen más que aconsejables para completar la instalación.

Los programadores de riego son electro-bombas que se conectan directamente al grifo y abren y cierran el paso del agua a las horas programadas. Pueden ser muy cómodos para exterior y grandes extensiones. Ahorran la necesidad de depósitos y bombas ya que usan la presión de la red de suministro, pero cuentan con el gran inconveniente de no poder controlar la calidad del agua ni añadir nutrientes a la solución, por lo que en general, no se adapta a las necesidades de un interior y en absoluto a las de un hidropónico.

pH y EC

Medidores, controladores, reguladores y todo lo relacionado con el pH y la EC del agua. El pH y la EC son valores que hacen referencia al grado de acidez o basicidad del agua (pH) y a la cantidad de sales disueltas que hay en la misma (EC). Estos parámetros son de obligado control en cultivo hidropónico pero también el cultivador novel que empieza en tierra debiese controlar al menos el pH para evitar problemas de nutrición.

El pH

El pH (o potencial de Hidrógeno) es un complejo concepto químico relacionado con el equilibrio entre iones. Por suerte, no es necesario entender qué es para saber cómo manejarlo. Solo es necesario saber que se mide en una escala del 1 al 14 donde el pH 7,0 es el neutro. Todos los valores superiores a 7,0 son básicos -o alcalinos-, mientras que los inferiores al pH neutro se consideran ácidos.

La importancia del pH en el cultivo se debe a que las plantas asimilan todos sus nutrientes cuando el entorno radicular (sustrato y agua) tiene un pH entre 5,5 y 6,5. Si el pH se eleva por encima de 7,0 dejará de asimilar elementos como el Hierro mientras que si baja por debajo de 5,5 tendría problemas en asimilar elementos como el Fósforo. Controlar que tanto el sustrato como el agua de riego se mantengan entre estos valores evitará problemas de nutrición.

La EC

La EC – conductividad eléctrica- es un concepto químico que hace referencia a la cantidad de sales que hay disueltas en el agua. El agua pura desionizada no conduce la electricidad, si no que son las sales disueltas en la misma las que facilitan el agua conduzca electricidad. Por eso se puede determinar una relación entre el valor de electroconductividad y la cantidad de sales disueltas en la solución.

Los valores de EC son importantes sobre todo en el cultivo hidropónico donde el sustrato apenas puede amortiguar los excesos, ni retener en caso de carencias.

IMPORTANTE: Las plantas se alimentan haciendo pasar las soluciones a través de sus raíces por osmosis, si los valores de EC del riego son inferiores a 0,3 micro siemens las sales del interior de las raíces serán arrastradas, causando carencias de nutrientes en las plantas. Dependiendo de la planta y el estadio en el que esté, será capaz de asimilar un determinado valor de EC, si este se supera, las raíces tampoco pueden absorber el agua por ser demasiado “salada” causando síntomas de excesos en ciertos nutrientes y carencias por bloqueo en la absorción de nutrientes, por ejemplo el exceso de fosforo provoca carencia de zinc.

Medidores de pH

Para medir el pH de una solución o sustrato se pueden utilizar diversos métodos:

• Medidores reactivos: Se trata de tiras de papel o líquidos que reaccionan con el agua tornando a un color asociado con un determinado pH. Las tiras suelen ser más difíciles de interpretar que los líquidos, cuyos colores suelen quedar más claros en las pruebas, además de resultar mucho más económicos.

Para medir el pH de un sustrato con estos medidores lo mejor es tomar una muestra del mismo –mejor si es de la superficie y de los 10cm debajo de ésta- y diluirla en agua destilada, remover, colar y medir el pH del agua resultante, obtendremos un valor bastante indicativo aunque no sea del todo exacto.

• Medidores analógicos: Son aparatos de medición con una sonda metálica en forma de pincho para clavarse en el suelo y muestran la medición mediante una aguja que marca los valores. Suelen ir combinados con otras mediciones tipo temperatura, humedad, luz etc. Se suelen usar para sustrato y sus mediciones resultan indicativas aunque no llegan a ser muy exactas.

• Medidores digitales: Los medidores digitales miden el pH mediante sensores o electrodos y muestran las medidas en una pantalla con números digitales. Su ventaja es la exactitud con la que muestran los valores y la desventaja es que para mantener de forma fiable esa exactitud es necesario calibrarlos cada 2 o 4 semanas.

Los electrodos también tiene una duración limitada que se puede alargar siguiendo las indicaciones del fabricante para conservación y mantenimiento de los mismos.

Medidores de EC

Los medidores de Ec sirven para medir la cantidad de nutrientes y sales contenidas en un sustrato o solución de agua. Pueden expresar las medidas en forma de micro siemens (ms) o en partes por millón (ppm)

Existen medidores de EC analógicos aunque a mayor variedad de estos aparatos se encuentran en digitales. Su tecnología es algo más sencilla que la medición del pH por eso suelen ser algo más económicos y se mantienen calibrados por mucho más tiempo que los medidores de PH.

Controladores

Los controladores son aparatos que permiten conectar aparatos como filtros, medidores, sondas, válvulas dosificadoras etc, de modo que se le puede encargar mantener las soluciones en determinados valores de pH y EC y el aparato utilizará los dispositivos conectados para regular y mantener las soluciones según lo programado.

Controladores

Para regular el pH de una solución se usan líquidos especiales llamados bases (para subir) o ácidos (para bajar).

Los ácidos más usados son el nítrico, cítrico y fosfórico. Como bases suelen usarse silicatos de potasio entre otros.

Liquidos calibradores

• De pH: Para el correcto funcionamiento de los medidores es necesario mantenerlos calibrados y para ello se usan líquidos químicos con un pH estable que le sirve al aparato de toma referencia. Hay medidores que necesitan un solo punto de referencia para calibrado –se calibran solamente a 4.0 o a 7.0- mientras que los de más calidad tienen dos e incluso tres puntos de calibrado.

• De EC: Los medidores de EC también se calibran con soluciones con una electro-conductividad determinada que sirve al aparato para tomar de nuevo referencia de la escala de medida. Los medidores de EC se suelen calibrar a un solo punto ( 1.413 suele ser el más común aunque hay medidores que usan otros puntos de calibración como 1,288)

Bombas

Bombas de agua

De acuario, achique o superficie. Desde 200l/h hasta 15000l/h. Aquí encontrarás el motor de tu sistema de riego.

Una bomba sumergible se encarga de succionar la solución del depósito y conducirla por el circuito de tubería conectado a la misma. Los litros/hora que deba ser capaz de mover se calculará en función del caudal y presión que se requiera en el circuito de tuberías (mucho mayor en los aspersores que en los goteros, y aún mayor en los nebulizadores de un aeropónico) la altura que deba salvar la bomba para subir el agua desde el fondo del depósito (poner cuadro), la distancia a la que se deba llevar el caudal, y el número de plantas a regar.

Como orientación puede servir que para un metro cuadrado con unas 20 plantas, levantadas del suelo un máximo de 60cm (maceta incluida) y con sistema de gota a gota, podríamos elegir una bomba de unos 600 l/h como mínimo. Si ese mismo metro cuadrado lleva 20 aspersores en lugar de goteros, 1000 L/h seria lo aconsejable.

Tipos

Las bombas de acuario suelen ser compactas, de pequeño tamaño, y silenciosas. Están pensadas para funcionar de formar constante en acuarios consumiendo muy poca energía. Resultan ideales para depósitos pequeños, de hasta 100l. Son muy económicas en potencias medias, pero a partir de los 5000l/h empiezan a resultar más caras que los modelos llamados de achique. Las bombas de achique llamadas así por estar pensadas para achicar agua de grandes depósitos como sótanos o aljibes, tienen un tamaño muy voluminoso, resultan mucho más sonoras y tienen consumos importantes. A cambio ofrecen gran potencia (a partir de 7000l/h) y un precio muy asequible dadas las prestaciones.

Para determinados sistemas, ya sea por su gran extensión o características especiales como el cultivo en vertical, estas bombas, en depósitos de al menos 200l, pueden ser la elección más adecuada.

Las bombas de superficie no son sumergibles, se trata de grandes y pesados motores (de hasta varios caballos de potencia) conectados por tubería al depósito de agua del que succionará. En este caso ya no se trata de la cantidad de L/h que pueden llegar a mover, si no de la presión que pueden ejercer. Son muy costosas y el consumos muy elevado (desde 800W). Resultan imprescindibles para grandes sistemas de aeropónico con verdaderos nebulizadores que requieren una gran presión para emitir las micro-partículas de solución que constituyen el entorno radicular de las plantas que crecen sin sustrato.

Bombas de aire

Bombas de aire pequeñas de una o dos salidas o compresores de varias.

Las bombas de aire son usadas en el cultivo para burbujear la solución de los Clonadores DWC; producir micro-salpicadura en los aero-clonadores; para empujar hacia arriba la solución de los cubos hidropónicos tipo waterfarm o para oxigenar mediante piedras aireadoras cualquier depósito de agua de riego.

Cuando se trabaja con agua de riego y sobre todo, con soluciones destinadas al cultivo en hidropónico, el nivel de oxígeno en la solución es un factor muy importante para asegurar la salud de las plantas.

Se trata de pequeños motores que comprimen el aire del ambiente y lo insuflan a través de una o varias pequeñas salidas preparadas para conectar una fina tubería de goma y unirlo a algún tipo de aireador como las piedras o tubería exudante.

El número de salidas que tiene la bomba normalmente aumenta conforme sube la potencia de la bomba. Un DWC normalmente usará una bomba de poca potencia con una o dos salidas dependiendo del tamaño del depósito.

Si necesitas potencia para un gran depósito o un sistema grande de aero-clonador puedes elegir pequeños compresores con hasta cuatro salidas.

TRUCO: Las bombas de aire pueden resultar muy sonoras por efecto vibración, puedes ahorrarte muchas molestias colocándolas sobre un taco de lana de roca, que amortiguará casi toda la vibración y con ello el sonido.

Conducción

Tubería

Tuberia de riego por metros sueltos o en rollos. Las tuberías más usadas para circuitos de riego son de polietileno negro, un plástico semi-rígido, con diámetro normalmente de 16mm, aunque 25mm es más adecuado para instalaciones grandes. La tubería se conecta a la bomba que llenará de agua a presión el circuito de reparto que hayamos diseñado, el cual debe tener los ramales imprescindibles para poder pinchar los goteros y que lleguen a todas las plantas, procurando simplificar al máximo la instalación porque cuanto más recorrido y curvas hagamos más potencia de caudal iremos perdiendo.

Piezas de unión

Gracias a ellas podrás diseñar cualquier configuración de riego. Para realizar el diseño de conducción con la tubería de riego semi rígida son necesarias piezas que permiten unir (uniones), bifurcar (T), hacer ángulos rectos (codos), abrir y cerrar ramales enteros (llaves de paso) y tapar los finales de tubería que queden libres (Tapón o final de ramal). Están disponibles en medidas de 16mm y 25mm para encajar con el diámetro de la tubería.

Goteros

Para sistema gota a gota, aspersores o nebulizadores.

Goteros: Son los encargados de regar individualmente cada planta cada vez que la tubería se llena. Aunque en general se llame gotero a todos los modelos se llaman propiamente así los que dejan pasar el caudal de agua gota a gota, y dentro de estos podemos diferenciar los auto-compensados que solamente dejarán caer los mismos litros por hora sea cual sea la presión de la tubería, esto es muy importante porque si no están compensados, los goteros que están más cerca de la bomba o programador soltarán gran cantidad de agua, mientras que los últimos puede que apenas rieguen.

Aspersores: Para cultivo hidropónico recirculante en arlita, un gota a gota puede resultar insuficiente. Los aspersores o sprayers son piezas que se colocan igual que goteros a la tubería mediante micro-tubo y dispersan un caudal abundante de agua en abanico de 180º. Para repartir este caudal abundante es necesario una bomba de suficiente potencia. Nebulizadores también difunden agua, pero lo hacen en forma de nebulización, separando las gotas en micropartículas tan finas que forman una especie de nieblina. Son usados para sistemas aeropónicos en los cuales no se usa sustrato para contener las raíces de las plantas, y se sustituye por un entorno oscuro (macetas con tapa o tuberías con agujeros para las cestas) en el que se nebuliza la solución directamente en las raíces desnudas. Para funcionar correctamente necesitan de bombas de agua de gran presión, normalmente de superficie.

Depósitos

Sólidos o flexibles, de varios tamaños y materiales. Encuentra el tuyo.

El depósito debiese ser ante todo resistente, de capacidad adecuada al sistema y número de plantas a regar; opaco y a ser posible con tapa para evitar fluctuaciones en el ph y aparición de algas por efecto de la luz en la solución de nutrientes. Para instalaciones pequeñas con necesidad inferior a 100l de depósito, preferiblemente será más ancho que alto, ya que cuanto más alto sea el depósito más potente debe ser la bomba.

Ósmosis

Filtros de osmosis para todas las necesidades y también sus repuestos. Más Info

Un filtro de osmosis es un aparato con un circuito de filtros (entre 3 y 5) por los que atraviesa el agua del grifo a presión para ir depurándose, hasta llegar a la membrana de osmosis cuyos poros son tan finos que solamente los atraviesa el agua pura. En el proceso de extraer un litro de agua osmotizada sin sales, un filtro puede eliminar entre 2l y 3l de agua de desecho.

La capacidad de un filtro se expresa en L/Dia. Lo normal suele ser que tengan una capacidad de 90 a 150L diarios, pero hay modelos algo más profesionales capaces de producir hasta 400L diarios si la presión es adecuada. Necesitan presión para conseguir que el agua atraviese la membrana de osmosis. La de las ciudades suele ser suficiente pero para casos en los que no sea así, existen equipos con bomba de presión incorporada.

IMPORTANTE: Los pre-filtros que forman el equipo de osmosis se deben cambiar siguiendo las recomendaciones de tiempo del fabricante. Los primeros pre-filtros son económicos y salvan a la membrana de osmosis –que resulta lo más caro del equipo- de inutilizarse por sólidos demasiado gruesos.

El primer pre-filtro de un equipo de osmosis suele ser el que elimina los sólidos tales como arena y otras impurezas. Es el que más a menudo se debe recambiar –entre uno y tres meses- ya que recoge la mayor parte de suciedad. El segundo filtro suele ser de carbón activado y reduce parte de la dureza (calcio y magnesio) y otras impurezas como el cloro añadido. Debe ser cambiado entre los 3 y 6 meses de uso continuado. La membrana es la que realiza el proceso de osmosis propiamente dicho, puede durar entre 1 y 3 años (dependiendo el uso diario que haya tenido) si los pre-filtros son cambiados con asiduidad.

Accesórios

Todos los accesorios necesarios para riego: punzones, vasos medidores, regaderas etc.

Pulverizadores

Manuales o de presión previa, un buen pulverizador resulta imprescindible.

Los pulverizadores son un gran aliado del cultivo que nos permiten refrescar o aplicar tratamientos foliares a nuestras plantas.

Para cultivos con pocas plantas de pequeño tamaño pueden servir pulverizadores manuales de gatillo, pero los de presión previa resultan mucho menos fatigosos y hacen los tratamientos de forma más efectiva. Algunos modelos de capacidad media-grande (desde los 5l) incorporan un accesorio de varilla ideal para incidir en el envés de las hojas –la parte de abajo- lugar donde se refugian la mayoría de plagas.

Temperatura del agua

Aquí encontrarás calentadores y enfriadores para controlar la temperatura del agua.

La temperatura del agua es importante sobre todo en hidro y aeropónico porque la concentración de oxígeno que puede alcanzar una solución está directamente relacionada con la temperatura de la misma.

Por encima de 25ºC la saturación de oxígeno baja y las raíces pueden enfermar de enfermedades fúngicas y ahogamientos si se superan los 30ºC en las soluciones de riego. Por debajo de los 15ºC las raíces empiezan a acusar el frío y pueden darse bloqueos en el crecimiento o floración de la planta debido a esta causa. Por suerte contamos con ayuda para mantener la temperatura adecuada en el agua de riego.

Calentadores

Los sistemas de calefacción para agua más usados son los calentadores de vidrio de los acuarios aunque también existen mantas diseñadas para estar sumergidas en los depósitos.

Los calentadores de acuario llevan el termostato incorporado para que uno pueda ajustar la temperatura deseada y también un sistema de ventosas para sujetarse a la pared o fondo del depósito. La potencia del calentador –desde 50 a 400w- dependerá de los litros de agua que se necesite calentar y de cuántos grados sea necesario subir la solución respecto de la temperatura ambiente. Ejemplo: para aumentar cinco grados la temperatura de un depósito de 25L, será necesario un calentador de 50W

 

  Volumen de agua a calentar          
Temperatura a subir 25 L 50 L 75 L 100 L 150 L 200 L 250 L 300 L
5ºC  50 W 50 W 50 W 100 W 100 W 150 W 200 W 300 W
10ºC  50 W 50 W 100 W 100 W 150 W 200 W 300 W 300 W
15ºC 100 W 100 W 150 W 200 W 300 W 2x200 W 2x300 W 2x300 W

 

Enfriadores

Los enfriadores de soluciones son aparatos que llevan un serpentín refrigerador cargado de gas igual al que usan los refrigeradores de bebidas. Estos enfriadores son usados en hidroponía en las estaciones mas calurosas para que la solución nutriente no aumente de 24ºC lo que provocaría crecimiento excesivo de hongos y bacterias no deseados.

Tratamientos del agua

Todo lo necesario para asegurar la salud del agua: Bio filtros, que mantienen hongos y bacterias beneficiosas en sistemas hidropónicos que de otra manera no podrían sobrevivir en estos medios, ozonizadores etc.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies