Parafernalia

+ Información

- Información

Pipas y bongs

Pipas de bolsillo, de agua, enfriadoras etc.

Las pipas son un complemento indispensable para cualquier fumador ya sea de forma habitual u ocasional. Permiten fumar sin papeles lo cual implica una reducción de riesgos, pero también pueden ser un salvavidas cuando uno no dispone de un papelillo. Otro modo de reducir riesgos inherentes del fumar es reducir la temperatura a la que el humo entra en la garganta. El tamaño de la pipa interviene en la temperatura ya que cuanto mayor sea el recorrido del humo más temperatura va perdiendo. Las pipas enfriadoras tienen un circuito interno para que el humo haga un gran recorrido pese a que la pipa no sea larga.

En cuanto a los materiales, le elección es cuestión de gustos.

  • El cristal es el material que menos puede alterar el sabor y el que mejor limpieza admite con el inconveniente de ser muy frágil.
  • La madera/bambú es el material original de las pipas. Su tacto caliente es más agradable al contacto con los labios con el inconveniente de no admitir una limpieza total y prestar más sabor que el cristal.
  • El metal es un material duradero que permite una buena limpieza aunque el tacto frio en la boca resulta menos agradable que la madera. Las pipas de metal deben tener -al menos- la cazoleta de acero ya que el aluminio tiende a soltar partículas al calentarse.
  • El metacrilato permite moldear formas y colores que difícilmente se consiguen en otros materiales. Es resistente y permite limpieza aunque tiene tendencia a conservar olores de humo y aceites imposibles de eliminar. Es el material menos aconsejable.
  • Las pipas de agua reducen riesgos considerablemente al pasar el humo por líquido depurando y bajando la temperatura de éste. Cuentan con un depósito y una cazoleta unida a un tubo –transfer- el cual se sumerge en agua de modo que al fumar el humo se depura y enfría en el agua.
  • Los bongs son pipas de agua en las que se fuma por una boca superior ancha. Los bongs pueden ser de cualquier material, pero los de mejor calidad se soplan artesanalmente en vidrio. Pueden ser simples (hacen pasar el humo por el agua del depósito) aunque algunos modelos incorporan un doble filtro para añadir hielo, o diversos circuitos de enfriado llamados percoladores.

BHO

Las extracciones de BHO requieren de accesorios especiales tanto para su elaboración como para su disfrute.

  • Las pipas o bongs de BHO se distinguen sobre todo por estar fabricadas con vidrio de borosilicato resistente a los cambios bruscos de temperatura, y por no tener la clásica cazoleta si no una abertura donde se encaja un clavo, que puede ser de diámetro 14,5mm o 18mm.
  • Los clavos para fumar BHO deben ser de borosilicato o titanio porque soportan bien los cambios de temperatura extrema –del frio al rojo vivo- que se producen cuando se calientan con soplete para que el BHO se sublime en su totalidad y no se pierda nada “derretido” por falta de temperatura.
  • Los dabbers son instrumentos de metal con una aguja fina y muy resistente que facilitan la ardua tarea que supone el purgar las extracciones a mano. También son el instrumento perfecto para aplicar una mínima cantidad de BHO en el clavo pre-calentado en el que se suele fumar el BHO.
  • Los vaporizadores de BHO son una adaptación del cigarrillo electrónico con un atomizador –cámara donde se calienta el BHO- especial para las condiciones pringosas del este tipo de resinas.

Grinders

Grinders de todos los materiales, tamaños y para todos lo bolsillos. Encuentra el tuyo.

El grinder se ha convertido en unos pocos años en un accesorio imprescindible para un fumador de yerba. Adaptado de un ancestral utensilio de cocina de india, los primeros grinders se presentaron como la solución ideal para separar las semillas además de triturar yerbas. No olvides que debes pinchar la yerba en la parte más cerrada del grinder para evitar que la resina se quede en la junta de ambas partes dificultando el giro suave. Mantenlo limpio con alcohol.

  • El grinder de madera con púas de hierro es el original pensado para moler hierba, con la ventaja de tener suficiente separación entre clavos para salvar las semillas y evitar que se mezclen en trozos con el vegetal. La desventaja es que la madera tiende a hincharse, a retener más resina y los clavos acaban por soltarse de la madera. Su limpieza no es tan sencilla como en otros materiales ya que no conviene humedecerlos.
  • Los grinders de plástico puede tener también clavos como en la madera, pero la mayoría de ellos incorporan los llamados “dientes de tiburón”, pequeñas pirámides en ambas caras que encajan a la perfección sin dejar apenas espacio entre ellas. La ventaja es que el triturado es muy rápido, eficaz y su limpieza muy sencilla. No son aptos para yerbas con semilla y pierden eficacia con vegetal algo húmedo.
  • Los grinders de metal puede tener púas o pirámides, pero la mayoría han evolucionado al sistema de cuchillas. Están torneados en una pieza por lo que los dientes no están ni clavados ni pegados y es casi imposible que se rompan. Las cuchillas no trituran, si no que cortan el vegetal por lo que son las más eficaces con yerbas algo húmedas pero no son aptos para yerba con semilla. La limpieza con alcohol es muy sencilla.
  • Los grinders con malla o “polinizador” acumulan en un depósito la resina que va cayendo tras cada uso. Los hay de todo tipo, aunque en madera sería el menos recomendable por ser un material caliente que tiende retener la resina en forma de aceite difícil de recuperar. Lo que es importante es que este tipo de grinder cuente con 4 partes, ya que en los de 3 partes la malla está pegada a los agujeros dejando atrapado el resultado de la extracción y quedando embozados, por lo que son más bien para colección.
  • Los grinders especiales son diversos modelos que incorporan asombrosas innovaciones como el interior retráctil para vaciar el contenido fácilmente; un sistema giratorio con manivela que multiplica el triturado de la cuchillas o un sistema de vibración para aumentar la cantidad de extracción de resina. También se incluyen los grinders tarjeta por romper con el clásico concepto del triturador y pasarlo al rallador, éstos tiene la ventaja de poderse ocultar fácilmente en la cartera, aunque resultan ineficaces si la yerba no está bien seca y curada.

Básculas

Balanzas digitales, manuales y dinamómetros.

Los instrumentos para pesar han evolucionado desde las balanzas de platillos y pesas hasta las básculas digitales de hoy en día que pueden tener el tamaño de una tarjeta de crédito o parecer cualquier objeto cotidiano como un ratón o un móvil.

  • Las balanzas analógicas pueden funcionar con platillos (india) en los que se colocan pesas hasta que estén equilibradas, o tener un gancho en el que se cuelga lo que se pese y un fiel marca el peso en una escala marcada en el metal (romana). Las de platillo pueden tener una gran precisión incluso en décimas aunque resultan aparatosas y lentas, mientras que las romanas son de bolsillo, muy económicas pero con un rango de gramos enteros y valor más orientativo que exacto.
  • Los dinamómetros son cilindros con un muelle en cuyo extremo hay un gancho para colgar el objeto y según el peso el muelle se estira marcando en la escala marcada el peso. Pueden pesar varios kilos y no medir décimas, o pueden pesar centésimas pero no superar los 10grs de máximo. Son bastante fiables y pueden calibrase manualmente.
  • Las básculas digitales se diferencian por el rango de pesado para el que están programadas y la precisión que deban ofrecer. Por ejemplo, un modelo puede pesar hasta dos kilos y mostrará la lectura de gramo en gramo se describirá como (1-2000grs) Según la precisión requerida existen balanzas capaces de pesar décimas de gramo (0,1grs) -las más usadas- e incluso centésimas (0,01grs) y milésimas (0,001grs) pero conforme aumenta la precisión desciende el límite de peso y aumenta la sensibilidad del mecanismo, por lo que solamente son recomendables para usos farmacéuticos donde es necesario medir en miligramos. La mayoría poseen un sistema de calibrado automático o manual para ajustarlas conforme se desajusten por golpes o uso. En los calibrados manuales son necesarias unas pesas del valor indicado por el fabricante (50, 100 o 200grs) para asegurarnos que la calibración es correcta.

Papel de fumar

Papeles para diferentes gustos y necesidades.

El papel de fumar es el complemento por excelencia del fumador y los hay de diversos tamaños, texturas y composiciones según el uso o el gusto del consumidor. La evolución se ha encaminado a consumir papeles cada vez más finos y en la actualidad la tendencia es consumir papeles no blanqueados –color marrón kraft- por no contener restos del cloro que se emplea para blanquear el papel. Los papeles pre-liados o conos también es una tendencia actual entre los fumadores.

  • Según el tamaño, se encuentran el pequeño de maquinilla (70mm), el tamaño standard llamado 1 ¼ (78mm) y el llamado papel largo o King Size (110mm).
  • Según la composición se pueden distinguir el papel de arroz, de cáñamo e incluso maíz. Muchas marcas ofrecen papeles orgánicos –no se utilizan pesticidas en la materia prima- y también papeles de celulosa que resultan completamente transparentes.

Ver: 48 / 96 / All

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies