Germinar y esquejar

+ Información

- Información

Invernaderos, propagadores

Todo tipo de invernaderos para darles a tus esquejes el ambiente ideal.

La humedad del ambiente es un factor clave para el enraizado de esquejes y germinación de semillas. Dado que las habitaciones o exteriores donde se produce el enraizado raramente mantienen un 80% de humedad, el uso de invernaderos que mantengan estos valores altos en torno a las hojas se hace más que recomendable, casi imprescindible.

El tamaño se debe elegir según la cantidad o altura de los esquejes que normalmente realices pero es importante que cuenten con ventanas de aireación en la tapa.

En el caso de enraizar en lugares muy fríos será conveniente adquirirlo eléctrico –invernaderos que incorporan una resistencia de calor en su base que mantiene 22º-24º constantes- o comprar por separado uno de los sistemas calentadores que siempre es una opción que permite más libertad al poder mover la calefacción para otros usos o alternarla en distintos invernaderos.

Hormonas y alimentación foliar

Hormonas en polvo, gel o líquido para enraizar tus esquejes.

Todas las funciones vitales de las plantas están reguladas por unas moléculas llamadas fito-hormonas. Lo más sorprendente es cualquier célula de la planta puede convertirse en tallo, flor o raíz según las fito-hormonas que se le apliquen (por eso podemos sacar una nueva planta con sus propias raíces del tallo cortado de una simple ramita)

Los compuestos más usados en los enraizantes son normalemente diversos tipos de ácido indolbutirico, indolacetico… aunque las normativas tanto europea como americana son cada vez más restrictivas en el uso de las hormonas, por lo que las marcas están sustituyendo éstas por otros compuestos que también favorecen el enraizado: la vitamina B6 y extractos vegetales ricos en microelementos y ácidos fúlvicos.

La presentación de las hormonas pueden ser en polvo –las clásicas ya que durante el tiempo en que no existía un mercado especializado en cannabis los cultivadores usaban las disponibles para jardinería en general que suelen tener esta presentación- aunque resultan un tanto engorrosas, requieren que los esquejes estén remojados en agua previamente y preferiblemente cortados en ángulo de 45º para evitar tapones o grumos.

También se encuentran en forma de líquido, ojo con este formato porque normalmente suelen tener concentraciones altas de ácido indol-butilico que son muy adecuadas cuando se enraízan tallos leñosos de árboles o bonsáis, pero que pueden quemar fácilmente los tallos finos y herbáceos que se suelen sacar de una planta de cannabis, por lo que lo más aconsejable es usarlas diluidas en agua.

Por último encontramos las hormonas en gel que son las más utilizadas hoy en día por su comodidad, facilidad de aplicación, ventajas extra como la acción fungicida, y la seguridad frente a quemaduras producidas por los ácidos. No requiere remojar previamente los tallos –aunque siempre es importante a la hora de hacer esquejes que las plantas estén bien regadas unas horas antes - ni preocuparse por el ángulo del corte: cortar, untar y plantar en sustrato.

Muy importante: Las hormonas es necesario conservarlas en frigorífico una vez abierto el envase para asegurar su eficacia hasta la última gota que gastes. De igual modo impediremos la contaminación del producto evitando introducir directamente en el envase los tallos ni los útiles de aplicación como pinceles (portadores en potencia de hongos o fito-patógenos): pon un poco del producto en una cucharilla o tapón y ya puedes untar un pincel o el propio esqueje sin peligro de contaminar todo el resto del contenido.

Alimentación foliar para madres y esquejes.

La alimentación principal de las plantas es vía radicular –a través de la raíces- pero también tienen la capacidad de absorber agua y nutrientes a través de los “poros” de sus hojas (estomas) del mismo modo que nuestra piel absorbe una loción hidratante o una pomada. Lo primero a tener en cuenta de la alimentación foliar es que resulta mucho más peligrosa en cuanto a los excesos que la vía radicular, ya que un exceso de nutrientes en el riego puede ser corregido al aparecer los primeros síntomas con una lixiviación a tiempo -lavado con abundante agua- del sustrato, pero éste mismo pulverizado directamente sobre las hojas será drástico e irremediable.

Por este motivo la alimentación foliar se reserva normalmente a la aplicación de fito-hormonas presentes en extractos vegetales revitalizantes tales como purines, algas, ácidos húmicos etc. También se suelen aplicar vía foliar los micro elementos quelatados, individuales o en complejo, (Calcio, Magnesio, Hierro, Azufre, Boro etc) destinados a reparar una carencia diagnosticada con seguridad.

Los macroelementos (N-P-K) solamente deberían aplicarse vía foliar en concentraciones muy bajas y por motivos justificados como el bloqueo en el sustrato de un determinado elemento, enfermedad de las raíces etc.

Los esquejes recién cortados de una planta deben realizar un esfuerzo importante para sacar raíces donde no existían y los esfuerzos implican consumo de energía y nutrientes, por lo que si no reciben algo de alimento durante este proceso, enraizarán más lentamente y pueden llegar demasiado débiles y amarillos al transplante. Evidentemente no podemos alimentarlos por vía radicular ya que carecen de raíces y –aunque lo cierto es que a través del tallo también absorben algo- la alimentación foliar nos da la oportunidad de aportarles bajas concentraciones de nutrientes y fito-hormonas en el agua del pulverizado para acelerar el proceso y tener como resultado unos esquejes fuertes y sanos con abundantes raíces.

Sustratos, semilleros

Aquí encontrarás el sustrato más adecuado para el arranque de tus semillas o esquejes.

Tanto la germinación de las semillas como la propagación por esquejes puede hacerse de diversas maneras y utilizando distintos medios. Hay quien prefiere germinar las semillas entre papel o hacer los esquejes con macetas normales llenas del sustrato elegido. Recordemos que lo ideal para germinar o hacer esquejes es que el sustrato pueda retener bien el agua, ser lo más aireado posible y ser muy ligero en cuanto a nutrientes, por eso la mayoría de cultivadores utilizan los distintos sustratos y semilleros especializados disponibles en el mercado.

Los discos prensados de turba –conocidos como Jiffy aunque este nombre es una marca comercial- son un medio ideal para germinar o enraizar sobre todo para los que trabajan en tierra aunque también están disponibles en coco para quién lo prefiera. Resultan económicos muy cómodos y ligeros para transportarlos al estar deshidratados

La lana de roca es uno de los sistemas mas cómodos de enraizado ideal para pasar a sustratos tanto de hidro como de tierra. Lo encontramos en cómodos cubos individuales con forro, en tablas (slabs) y también en bandejas de muy fácil manejo. Es importante recordar que este material resulta peligroso de manipular en seco ya que desprende fibras microscópicas que pueden incrustarse en los pulmones, riesgo que desaparece cuando está mojada.

Fleximix, un sustrato innovador de material biodegradable con una textura muy esponjosa y aireada preparada específicamente para estos fines que se presenta también en cubos sueltos o en bandejas. Son muy cómodos debido a su limpieza sin los inconvenientes de esperar a que se hinche como la turba y no resulta peligroso aunque esté deshidratado como la lana.

Herramientas y accesorios

Disponemos de varias herramientas a la hora de germinar o enraizar que nos facilitan u optimizan el trabajo. Con el escalpelo realizaremos cortes mas limpios y precisos, los guantes de latex los utilizamos pata evitar contaminaciones y que ciertos productos entren en contacto con la piel, en definitiva la mayoría de herramientas y accesorios no necesitan de explicación alguna excepto los calentadores.

Calentadores

Mantas calefactadas, cables de calor y calentadores de agua. En ocasiones el clima de la habitación de cultivo no es suficientemente cálido para un buen enraizado de esquejes, o nuestra zona es demasiado fría para la germinación de primavera. Para estas ocasiones el tener un invernadero con el suelo calefactado puede ser la diferencia entre éxito o fracaso, ya que una temperatura estable entre 22 y 24 grados en la zona del sustrato acelera el proceso de germinado y enraizado (lo ideal sería tener un par de grados más en las raíces que en la zona aérea) y fuera de este rango las raíces sufren shock térmico por frio o son atacada por hongos por exceso de temperatura y falta de oxígeno en la solución.

Los calentadores pueden usarse para el suelo de los invernaderos (por fuera del invernadero, no dentro del mismo) o para el interior del agua de los clonadores.

Para Suelo

Los sistemas de calefacción de suelo independientes tales como mantas y cables de calor –accesorios que los cultivadores hemos tomado prestado del mundo de los acuarios y terrarios- pueden resultar mucho más versátiles al poderse utilizar en todo tipo de invernaderos distintos.

Normalmente se trata de resistencias eléctricas cubiertas por plástico para asegurar su impermeabilidad, diseñadas para mantener una temperatura estable aunque algunas permiten conectarse a termostatos para regular la temperatura manualmente. Las mantas calentadoras limitan el espacio a calentar a la superficie de la misma, pero los cables de calor –que normalmente miden entre 3 y 5 metros según los watios- puede usarse para calentar todo un estante con varios clonadores a la vez.

Para agua

Los sistemas de calefacción para agua más usados son los calentadores de vidrio de los acuarios aunque también existen mantas diseñadas para estar sumergidas en los depósitos.

Los calentadores de acuario llevan el termostato incorporado para que uno pueda ajustar la temperatura deseada y también un sistema de ventosas para sujetarse a la pared o fondo del depósito. La potencia del calentador –desde 50 a 400w- dependerá de los litros de agua que se necesite calentar y de cuántos grados sea necesario subir la solución respecto de la temperatura ambiente. Ejemplo: para aumentar cinco grados la temperatura de un depósito de 25L, será necesario un calentador de 50W (PONER CUADRO)

 

  Volumen de agua a calentar          
Temperatura a subir 25 L 50 L 75 L 100 L 150 L 200 L 250 L 300 L
5ºC  50 W 50 W 50 W 100 W 100 W 150 W 200 W 300 W
10ºC  50 W 50 W 100 W 100 W 150 W 200 W 300 W 300 W
15ºC 100 W 100 W 150 W 200 W 300 W 2x200 W 2x300 W 2x300 W

Clonadores hidroponicos

Sistemas hidropónicos para enraizar tus esquejes.

Los sistemas de clonación en hidropónico y aeropónico tienen muchas ventajas sobre todo en los casos que se necesiten gran cantidad de clones en poco tiempo.

La mayoría de hidro-clonadores utilizan el sistema DWC (Deep Water Culture) que implica que los esquejes están sumergidos en parte por una solución que es aireada constantemente mediante burbujeadores (piedras aireadoras o tubería exudante) unidos a una bomba de aire.

El enraizado es rápido y en los aero nos podemos ahorrar incluso el sustrato, pero hay que recordar que es imprescindible controlar el pH de la solución que contiene el clonador y vigilar el funcionamiento de las bombas de aire ya que un fallo en el riego puede ser fatal para las raíces desnudas de los esquejes en un sistema aero. También hay que vigilar la temperatura del agua que debería estar entre los 18º-22ºC (con menos temperatura se produce shock térmico y con más el oxigeno está poco disponible en la solución aunque ésta se airee) y que la solución no reciba luz ya que si no proliferan las algas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies