Control de plagas

+ Información

- Información

Todo lo relacionado con el control de plagas en ecológico y químico.

Existen diversos métodos y productos para combatir las plagas. Un cultivador debe intentar minimizar al máximo el uso de fito-sanitarios. Para conseguirlo lo mejor es empezar por los hábitos que constituyen la primera defensa y ataque en el control de plagas.

  • Limpieza. Esto incluye tanto el área de cultivo (interior o exterior) como herramientas, macetas, las propias plantas y a nosotros mismos. En los interiores es muy importante cambiarse de calzado y ropa (o cubrirse con buzo de trabajo) cuando llegamos del exterior, sobre todo si se trata de zona de campo.
  • Ventilación. Una corriente de aire constante dentro del cultivo –suficiente para mantener hojas y ramas en movimiento sin estresar a las plantas- es un gran preventivo de plagas sobre todo en interiores e invernaderos. Las plagas proliferan en lugares que les son cómodos, y un lugar donde siempre sopla aire no lo es ni para insectos ni para hongos. También facilitarás la ventilación de la zona baja del cultivo podando de brotes y hojas de los 10cm primeros del tallo sobre la tierra.
  • Observación. Toda plaga empieza por una pequeña población que pasa desapercibida para el cultivador. La observación metódica o relajada de la sala en su conjunto -y de las plantas en particular- suele ser un arma infalible. El modo relajado es tomarse una hora para observar en quietud: cualquier cosa que se mueva o desentone acabará saltándote a la vista (vigila las partes menos aireadas y expuestas del cultivo). La forma metódica pasaría por colocar trampas detectoras y tomar muestras periódicamente de las partes media-baja de las plantas y observarlas ayudado de una lupa o microscopio en busca de huevos o larvas de insectos.
  • Cuarentena: no introduzcas ninguna planta procedente del exterior u otro indoor sin aislarla durante un par de semanas para asegurar que no porta ninguna enfermedad.

Todo esto puede parecer demasiado pesado pero tomándolo como rutina es fácil llevarlo a cabo y evitará el desagradable momento de descubrir que una plaga se está comiendo nuestras plantas y tener que empezar a luchar cuando ellos llevan ventaja.

Control biológico

Toda clase de productos para el control biológico de las plagas.

El control biológico de plagas pasa por el manejo de feromonas, el uso de fauna auxiliar, trampas y otros métodos que no implican el uso de fito-sanitarios. Llegado el momento de tener que emplear éstos la opción biológica es la más recomendable ya que es uno mismo quien deberá aplicarlo y consumir el producto de la cosecha.

IMPORTANTE: El manejo de fito-sanitarios –incluso los ecológicos- debe hacerse ateniéndose a las recomendaciones de aplicación del fabricante. El uso obligado de mascarilla, guantes y ropa que cubra bien, te protege de inhalaciones, pequeñas ingestiones y absorciones accidentales a través de la piel y mucosas. Úsalos siempre que hagas algún tratamiento.

Insecticidas biológicos

Insecticidas para uso en cultivo ecológico. Cuida tu salud y el medio-ambiente.

Los insecticidas considerados biológicos lo son por una o varias de estas razones: origen natural, baja toxicidad para el humano y resto de fauna, rápida degradación, baja residualidad etc. Se debe distinguir entre insecticidas biológicos de acción mecánica o de acción química.

  • Los de acción insecticida mecánica como lo son el jabón potásico (que deseca), la tierra de diatomeas (perfora) o el aceite mineral (asfixia) tienen la ventaja de no crear resistencias entre los insectos, por lo que siempre que sea factible su uso serán un primer recurso.
  • Los de acción insecticida química contienen principios activos –muchos procedentes de otras plantas- que actúan como un veneno en los insectos.

Entre estos se distinguen los de acción por contacto como el pelitre (de los más potentes y a la vez más volátil, por lo que si no llega a tocar al insecto no le afectará) y los de acción sistémica como el neem (su acción insecticida penetra el interior de la savia envenenando a los insectos que se alimentan de la planta) cuya permanencia, aunque no tóxica para el humano, es mucho mayor. También pueden crear resistencias entre los insectos (y dejar de ser eficaces por completo) si se abusa de su empleo o no se realizan los tratamientos correctamente en dosis y/o frecuencia.

Fungicidas biológicos

Fungicidas ecológicos para lucha y prevención de ataques de hongos.

Las plantas viven asociadas con hongos beneficiosos al igual que nosotros con determinadas bacterias. Pero, al igual que nosotros, pueden ser atacadas por hongos fito-patógenos tanto en hojas como en tallos como en raíz. Las consecuencias pueden ser de leves a letales.

Para prevenir el ataque de hongos se aplican las mismas normas de limpieza y observación que para plagas, añadiendo especial cuidado en que los valores de humedad no se disparen (sobre todo durante la floración) y evitando encharcamientos en el sustrato. La inoculación con hongos y bacterias beneficiosas desde el semillero también es un eficaz preventivo anti-hongos radiculares.

Los fungicidas biológicos suelen ser de origen mineral (azufre, cobre) o vegetal (cola de caballo), aunque uno de los mejores fungicidas naturales con efecto fortificante para las plantas procede de las abejas (propóleo).

Trampas

Trampas adhesivas, mosqueros, hormonas, etc.

En el control ecológico de plagas resultan muy útiles las trampas para insectos.

  • Las trampas adhesivas usan colores como el amarillo o azul y una superficie pegajosa para atraer a los insectos que se quedan atrapados. Se encuentran en forma de rollos o placas para colgarse cerca de las plantas y también en forma de pincho para clavar en la tierra. Sirven para controlar insectos voladores y rastreros pero sobre todo ofrecen una forma de detectar a los primeros individuos que puedan circular por el cultivo, ofreciendo un margen de ventaja para su control.
  • Los mosqueros son trampas para moscas, polillas y otros voladores. Se usan combinadas con productos –normalmente en pastillas- de feromonas sexuales u otros atrayentes. El diseño de los mosqueros permite entrar a los insectos pero no salir. Son efectivos tanto en el control de la reproducción como para la detección precoz.
  • Caracoles y babosas tienen también sus propias trampas que se sirven de cerveza u otros atrayentes para atraparlos sin que puedan volver a salir.

Depredadores

Depredadores y fauna auxiliar para el control ecológico de plagas.

Todos los insectos y hongos tienen enemigos naturales, ya sean también insectos, bacterias u otros hongos. En la naturaleza las poblaciones se mantienen a raya entre sí sin necesidad de fito-sanitarios, y esta es la idea cuando se recurre a depredadores naturales.

Existen infinidad de depredadores para cada una de las plagas, y cada uno de ellos tiene un ciclo biológico propio y una forma de actuación con el que hay que contar; esto quiere decir que puede que los insectos te lleguen en forma de crisálidas de las que emergerán adultos que pueden ser en sí el depredador o parasitador, o puede ser que los depredadores sean las larvas que emergerán de los huevos que pongan estos adultos, evidentemente el tiempo de actuación no será el mismo en cada caso.

También hay que tener en cuenta el grado de infestación de la plaga para decidir si es necesario la suelta de uno o más depredadores combinados.

IMPORTANTE: El uso de depredadores requiere de cierta planificación y no será efectivo para una plaga ya instalada si quedan menos de dos semanas para la cosecha. El pedido de este tipo de productos se tramita de modo que viaje directamente del laboratorio al cliente, por lo que se puede demorar entre 7 y 10 dias su entrega. Contando con reproducción y aclimatación (más rápida si las condiciones ambientales son las adecuadas para ellos), lo mejor es usarlos para las áreas de crecimiento, cultivos de larga duración y durante las primeras semanas de floración de un indoor.

Recuerda que debes dejar de usar insecticidas que puedan afectar a tus aliados así como trampas que los puedan atrapar. Lee atentamente la información sobre el tipo de depredador, su ciclo de reproducción y las condiciones que les son favorables.

Control químico

Insecticidas, fungicidas y acaricidas químicos.

El abuso de los pesticidas químicos por parte de la agricultura convencional supone hoy en día un grave riesgo para nuestra salud y la del medio ambiente. El uso de estos productos en el cultivo de interior o exterior debe limitarse a casos graves de infestación y únicamente durante el periodo de crecimiento. Extrema las medidas de seguridad (guantes, mascarilla etc) para su manipulación y respeta escrupulosamente las instrucciones en cuanto a dosificación y modo de empleo.

IMPORTANTE: El plazo de seguridad de un pesticida es el tiempo que debe transcurrir desde el último tratamiento hasta el momento de la cosecha para su consumo. Estos plazos de espera siempre vienen indicados en las instrucciones y varía mucho en función de cada tipo de fruto. En el caso del cannabis, una vez comenzada la floración, el contenido en resina de las flores puede conservar la toxicidad de un pesticida sin que éste llegue a eliminarse nunca, por lo que un cogollo tratado con químicos contendrá restos tóxicos en el momento de su consumo. No los uses durante la floración bajo ningún concepto.

Ver: 48 / 96 / All

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies